Saltar al contenido
Dieta Cetogénica

Receta de Caldo de Huesos

caldo de huesos gelatina

Si tienes una edad avanzada, seguramente recuerdes a tu abuela preparando el caldo de huesos cuando eras pequeña. Hace 60 años era un plato esencial que no podía faltar en una dieta saludable. Hoy se han redescubierto los enormes beneficios que este caldo puede llegar a tener. Aquí te dejamos nuestra receta y algunos consejos de como prepararlo.

Ingredientes del caldo de huesos

Receta para dos personas:

  • 1 cucharada de té de Sal.
  • Medio puñado de hojas de laurel.
  • 1 Cebolla mediana.
  • 1 cucharada pequeña de orégano molido.
  • 100 gramos de zanahorias.
  • 200 gramos de acelgas.
  • 2 kilos de Huesos de vacuno, cerdo o pollo.

Preparación para el caldo de huesos

  1. Lo primordial es cortar y pelar todas las verduras. En este caso, no hace falta poner la olla a calentar antes, pero si quieres ahorrar algo de tiempo, puedes hacerlo.
  2. Ahora simplemente añadimos los vegetales junto con los huesos del animal en cuestión para que el agua empiece a absorber los nutrientes que se encuentran en el interior de los huesos y así se vaya formando el caldo. Ponemos la olla a calentar a fuego lento  y en cuanto comience a hervir, bajamos la temperatura a fuego muy lento.
  3. Dejaremos el caldo durante un mínimo de 8 horas, el tiempo puede variar. Mi recomendación serían entre 12 y 48 horas.  Lo más importante es que la temperatura de cocción sea lo más baja posible y se mantenga de forma constante. Así se aumentará la biodisponibilidad de nutrientes sin dañarlos.

Ideas y consejos

Se pueden utilizar los huesos de cualquier animal, siempre que sean de buena calidad. Pato, ganso, reno, cordero… Cada uno le dará un sabor característico diferente. Puedes guardar los huesos que te hayan sobrado al comer tus chuletas de cerdo o muslos de pollo, o comprar los huesos directamente en la carnicería, que normalmente son muy baratos.

Es muy importante que los huesos provengan de animales criados en libertad.

Es importante conseguir los huesos ya cortados al tamaño necesario para poder cerrar la olla a presión, así todo será mucho más fácil a la hora de cocinar.

Esta receta puede aceptar otras verduras, pero si estas son demasiado almidonadas, pueden hacer que salgas de cetosis rápidamente. Ya que el caldo absorberá parte del almidón. Para no complicarte, lo más fácil es añadir aquellas que crecen del suelo hacia arriba y que sean de color verde o morado.

¿Cuando tomarlo?

Caldo de huesos cetogénico

Se puede consumir en cualquier momento del día, pero recomiendo hacerlo entre horas o como desayuno, te dará una energía increíble y es un aporte excelente de colágeno. Aunque no será tan saciante como una comida completa.

Le puedes añadir tu porción de grasa extra con un par de cucharadas o 3 de aceite de coco. Esto te dará más energía y te ayudará a entrar en cetosis más rápidamente.

Conservar en el frigorífico no más de 3 o 4 días. Verás que adquiere una textura gelatinosa.

Y tú, ¿ya has probado el caldo de huesos? Si tienes cualquier sugerencia o duda, déjanos un comentario y te responderemos.