Saltar al contenido
Dieta Cetogénica

Dieta cetogénica y Legumbres

Legumbres, ¿súper alimento o veneno tóxico?

¿Crees que Dieta Cetogénica y legumbres son una buena combinación? Probablemente tu madre te dijese de pequeña: ¡Cómete las lentejas que tienen mucho hierro! Y es totalmente cierto, el problema es que no es biodisponible en nuestro cuerpo. ¿Por qué crees que un plato de fabada suele dar gases? Hay muchos tipos de legumbres: garbanzos, soja, judías, cacahuetes, lentejas…

Las legumbres en la dieta cetogénica

La mayoría de personas no digieren bien las legumbres. Esto es algo bastante lógico, ya que el ser humano no tiene ninguna experiencia de desarrollo evolutivo con este alimento. De hecho antiguamente no se consideraban ni tan siquiera algo apropiado para consumo humano, se utilizaban para mineralizar el suelo donde se habían cultivado demasiados cereales continuamente, ya que las legumbre fijan el nitrógeno atmosférico al suelo.

El motivo de que se empezasen a consumir debió ser que el ser humano había abandonado el estilo de vida cazador que le hizo evolucionar por el sedentarismo, que era mucho más cómodo y fácil de llevar. Lo que no sabía es que esto traería problemas desastrosos convertidos en todo tipo de enfermedades metabólicas.

Antiguamente se sabía que los productos de origen animal eran los alimentos más nutritivos (especialmente los órganos vitales). Pero al haber un acceso limitado, se combinaban con legumbres. Un ejemplo es el famoso cocido maragato típico en la zona de León (España), que se sigue comiendo como antiguamente, es decir, la carne y la grasa primero, ya después los garbanzos y la sopa.

Así el cuerpo absorbería los nutrientes esenciales mejor y si no daba tiempo a terminar la comida, ya habían terminado la parte más nutritiva y podían dejar el resto. Hay muchas otras explicaciones que se dan a esta receta, pero esta es la que cuentan algunos aldeanos de estas tierras y sin duda, la que más sentido tiene.

Las legumbres no se pueden comer crudas debido a su alta toxicidad, ya que están plagadas de antinutrientes con diferentes efectos en nuestro organismo. Saponinas, lectinas, taninos, lucósidos cianogenéticos, inhibidhores de tripsina y muchos otros elementos que pueden dañar el sistema inmunológico de diferentes formas.

Por ahora solo haremos hincapié levemente en la soja, ya que mucha gente sigue considerándola saludable y comiendo soja, sin darse cuenta de que esta puede ser la causa de sus problemas metabólicos.

La Soja

La soja tiene todo tipo de perjuicios para el ser humano y es una pena que este veneno se haya vuelto tan popular. Es muy común ver a mujeres consumiendo soja con problemas de tiroides, lo cual puede ser fatal.

La soja impide la absorción de minerales muy importantes como el selenio, que entre otras cosas, es el encargado de transformar la hormona T4 en hormona T3 activa. Si tienes problemas tiroideos y consumes soja, deberías dejar de hacerlo inmediatamente.

Si te han diagnosticado Hipotiroidismo o Hashimoto, sabrás de lo que estoy hablando, En caso contrario, también te puede interesar, porque la mitad de personas con problemas de tiroides no se detectan en los exámenes. Aunque te hayan salido los exámenes en rango, si tienes cualquer síntoma de tiroides, debes hacerte la prueba de la T3 libre.

Sin un funcionamiento correcto de la tiroides, empezará a haber problemas por todo el organismo, que pueden ir desde pérdida de cabello (también en mujeres), uñas débiles y quebradizas, dolores musculares, fatiga crónica, no salir embarazada, sensación de frío con una temperatura normal, cambios repentinos de humor, etc.

Si tienes cualquiera estos síntomas, te recomendamos hacerte la prueba de la T3 libre, aunque tampoco es infalible. Lo mejor es empezar a vivir en cetosis.

Además, la soja es altamente estrogenizante. La estrogenización es un tipo de contaminación que afecta negativamente, tanto a hombres como a mujeres provocando cambios en comportamiento humano y en el cuerpo de la persona. Aumento de las mamas en hombres, actitudes femeninas, etc, se deben a un exceso de estrógenos debida entre otras cosas a la soja. En la mujer se suele manifestar con grasa imposible de eliminar en el abdomen.

Y tú, ¿sigues tomando legumbres?

Si tienes alguna duda, déjanos un comentario y te responderemos lo antes posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.