Saltar al contenido
Dieta Cetogénica

Lácteos

Lácteos, un veneno estrogenizante que te puede matar

¿Sabías que muchos niños han curado el autismo sólo eliminando los lácteos de su dieta? Este es un punto muy controversial en la dieta cetogénica. El argumento en contra de la leche más habitual, es que los humanos somos los únicos mamíferos que continuamos consumiendo leche después de la lactancia.

Aquí habría que matizar, hay humanos mejor adaptados que otros al consumo de leche o derivados. Por lo general suelen ser personas de procedencia nórdica, aunque también hay tribus de Mongolia y muchos otros pueblos que han desarrollado una mejor adaptación. Pero deberíamos preguntarnos:

¿Es leche lo que estamos bebiendo hoy en día? 

Problemas de los lácteos

La leche de vaca que se bebía hace 60 años, provenía de vacas sanas que vivían en el campo en armonía con la naturaleza, hoy en día no tiene nada que ver. Hoy en día la leche es un veneno que te puede matar.

Leche y lactosa

Antiguamente la leche se tomaba sin pasteurizar, y contenía las enzimas necesarias para favorecer el proceso de digestión como la lactasa. Esta enzima sirve para digerir la lactosa, que es el azúcar de la leche. Todos los mamíferos nacemos con lactasa pero poco a poco va desapareciendo a medida que nos hacemos adultos (la naturaleza no tiene planeado que nos atiborremos a leche con galletas siendo adultos).

Ahora la leche pasteurizada ya no tiene estas enzimas, ya que se destruyen durante los agresivos procesos de pasteurización. Esto hace que sea prácticamente indigerible incluso para los niños.

 

Lácteos y caseína

El cambio de vida de las vacas durante los últimos años ha hecho que varíe la calidad de la leche, pero también sus proteínas. Antes la leche contenía caseína pero era caseína A2, hoy esto ha cambiado y la leche contiene caseína A1, que tiene otra estructura diferente y la cual no estamos preparados para asimiliar.

Estrogenización

Esto no es todo, la leche hoy en día proviene de animales enfermos llenos de antibióticos, que causan un efecto tóxico y estrogenizante en nuestros cuerpos. La estrogenización es una forma de contaminación perjudicial tanto para hombres como para mujeres, que puede alterar la regularidad el ciclo menstrual y los comportamientos.

Estudio de la leche pasteurizada en gatos

Hay muchos estudios que demuestran que la leche pasteurizada es un veneno, como el que llevó a cabo el Dr. Pottenger en 1930. El experimentó los daños que podía causar la leche pasteurizada haciendo un estudio con 900 gatos. Un grupo era alimentado con leche natural sin pasteurizar, y el otro con leche pasteurizada de la misma procedencia. Observó que de los gatos alimentados con leche natural, tenían comportamientos normales, crecieron sanos y fuertes y se reprodujeron sin problemas.

  • Sin embargo de los gatos alimentados con leche pasteurizada, comenzaron a tener comportamientos extraños y eran mucho más propensos a contraer enfermedades, similares a las que los humanos tienen: osteroporosis, infartos, problemas tiroideos, pérdida de dientes y muchas más.
  • En la segunda generación, los gatitos de la leche pasteurizada nacieron con los dientes mal colocados y huesos pequeños y débiles. Sin embargo los ejemplares de la leche natural, nacieron tan fuertes como la anterior generación.
  • En la tercera generación, el grupo de la leche pasteurizada se redujo ya que muchos gatos nacieron muertos y los que sobrevivieron no se reprodujeron por haber quedado todos estériles. Por lo tanto, se extinguió esa estirpe de gatos. Ahí se acabó el experimento.

Es cierto que la leche contiene mucho calcio, pero su biodisponibilidad es muy baja. Además, si se toma mucho calcio con deficiencia de magnesio, este no se absorbe y la deficiencia de magnesio aumentará. Esto si que puede aumentar el riesgo de infarto y ser muy peligroso.

Nunca hay que suplementar con calcio teniendo deficiencia de magnesio. Esto aumenta el riesgo de infarto, osteoporosis y mucho más.

Hay fuentes de calcio mucho mejores que la leche y en formas con mayor biodisponibilidad, ya que viene acompañado de magnesio que ayuda a su absorción. El pescado, los huevos y la gran mayoría de verduras nos aportan más calcio que la leche ya que se absorbe más fácilmente.

¿Puedo comer queso y estar en cetosis?

Otro punto muy controversial. La respuesta corta sería un no. El queso sigue teniendo caseína igual que la leche, aunque pierde la lactosa(el azúcar de la leche) probablemente dispare tu azúcar. Pero para los amantes del queso tengo buenas noticias, el queso de cabra u oveja de alta calidad y de leche cruda, contiene menor nivel de caseína, y esta es A2 (la más fácil de asimilar), así que si no te dispara la glucosa, adelante. Pero normalmente el queso te sacará de cetosis.

¿Puedo tomar mantequilla?

Esta es muy buena pregunta, no te recomendaría uina mantequilla pasteurizada. Lo primero a tener en cuenta es que la mantequilla tiene una pequeña concentración de caseína y a mucha gente que es extremadamente alérgica a los lácteos, le puede sentar mal. En este caso, te recomendamos la mantequilla clarificada o ghee que tiene normalmente un 0.1% de proteína y no suele dar problemas.

Pero una buena mantequilla de calidad, puede ser muy beneficiosa. Ya que contiene vitaminas liposolubles A, D y K, de alta biodisponibilidad que solamente se pueden absorber acompañadas de grasa. La mantequilla debería ser o sin pasteurizar, o en su defecto pasteurizada a muy baja temperatura, y por supuesto, orgánica. Las fabricadas de forma artesanal suelen conservar más propiedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.